¿Por qué un Coach?

28 febrero, 2017, Rodrigo Espinosa

Has visto miembros de la empresa que tienen un gran potencial, pero no hay algún mecanismo para que se desarrollo y explote su talento, el Coaching ha demostrado ser una herramienta de gran utilidad, las empresas lo ocupan para solucionar o fortalecer la comunicación y el liderazgo de los directores y/o gerentes.

Los cambios en las organizaciones se deben a la interacción que tienen el Coach y el cliente, ya que en las sesiones se estimula actividades creativas que anteriormente consideraban imposibles o impensables, esto ayuda a que la persona expanda sus experiencias y de esta forma llegar a potencializar a la persona y por ende obtenga menores resultados ya que puede explotar en su totalidad sus habilidades y competencias.

Por-que-un-Coach-01

El beneficio es tan impactante que según el Chartered Managment Institute menciona que el 93% de los gerentes que tomaron un proceso de Coaching, recomiendan que debiera de estar disponible para toda la organización. Los resultados sobresalientes se deben a la metodología que se ocupa, ya que se enseña a la persona a aprender y analizar las acciones que realiza, esto lleva a modificar las acciones para facilitar el alcance de los objetivos que tiene la persona.

Fermina Gutiérrez, Directora del Centro de Dirección de Carrera del IPADE, encargada de cerciorarse que los estudiantes sean contratados, comentó en entrevista:

“Aquellos estudiantes que toman este proceso (de Coaching) llegan a tener mejores salarios y más estabilidad que aquellos que no ocupan esta herramienta que ofrece el centro académico”.

Por-que-un-Coach-03

Lo que llega a diferenciar a las personas que tomaron Coaching y las que no, es que cuando la gente ingresa a un proceso se enfrenta a ellos mismos para ser mejores, esto lo logran gracias a que rompen con sus creencias que limitan su desempeño y maximizando aquellas actitudes que los hacen mucho más eficientes y capaces.

Una de las ventajas de tener un Coach en una empresa, radica en que se cuenta con una herramienta que facilita cuestionar cada una de las acciones, generando planes de acción para corregir el rumbo y se puedan tomar acciones que anteriormente se hubieran pensado inalcanzables o imposibles. Este es un proceso personalizado para que los directores y gerentes logren esa adaptabilidad alentándolos a realizar el cambio necesario en su trabajo para ser más productivos y eficientes.